Así dañan los plásticos nuestra salud

Daño de los plásticos en la salud

En México se producen alrededor de 8 millones de toneladas de plástico al año, de las cuales, apenas se logran reciclar la mitad. Entonces, ¿a dónde va a parar el resto de residuos plásticos? La mayoría terminan en los océanos, sin embargo, estudios recientes demuestran que también es posible encontrarlos en nuestros cuerpos, lo cual es preocupante. Es por eso que en esta ocasión te compartimos cómo dañan los plásticos nuestra salud. 

¿Por qué los plásticos son un riesgo para la salud humana?

Los seres humanos estamos expuestos a sustancias tóxicas y microplásticos que pueden introducirse en nuestro cuerpo a través del aire, agua y la cadena alimenticia. Lo cual puede afectar nuestra salud en distintos niveles dependiendo del ciclo de vida del plástico. A continuación te compartimos algunos ejemplos:

Durante la extracción y transporte del plástico. 

La mayoría de los plásticos son creados con combustibles fósiles como el petróleo y el gas. El problema es que para extraerlos se contamina el agua y el aire con sustancias tóxicas.

Estas toxinas pueden entrar en el cuerpo mediante la inhalación y la digestión. Lo que puede afectar nuestro sistema inmune, los órganos sensoriales, el hígado y los riñones. Incluso podría provocar cáncer y deteriorar nuestra salud reproductiva.

Durante la fabricación del plástico

Al igual que en el punto anterior, durante el proceso de fabricación de productos plásticos se emiten al aire sustancias tóxicas. La exposición a estas puede provocar irritación en la piel y en los ojos. También aumenta la posibilidad de padecer cáncer y debilita nuestro sistema nervioso. 

Durante la etapa del consumo del plástico.

El uso de productos plásticos provoca que las personas ingieren o inhalen grandes cantidades de microplásticos. Según la ONU, algunos alimentos en donde se han encontrado microplásticos son: la cerveza, la miel, la sal de mesa y los mariscos. Pero, ¿por qué sucede esto?

Los plásticos que llegan a la naturaleza no desaparecen con el tiempo, al contrario, se degradan hasta convertirse en pequeñas partículas (conocidas como microplásticos). Estos pueden llegar al océano y ser consumidos por los pescados que compramos en el mercado. Pero también se pueden filtrar en el suelo en donde se cultivan frutas y vegetales.  

Esto es muy peligroso porque puede dañar los riñones y provocar problemas gastrointestinales.

Ahora ya sabes cómo los plásticos afectan nuestra salud y por qué es importante ser un consumidor responsable. Si quieres saber cómo convertirte en uno, nosotros te compartimos tips sencillos para comprar de manera sustentable.  

Fuente: Center for International Environmental Law (CIEL)