Consejos para reducir la basura en tu baño

reducir la basura en tu baño

En promedio, una persona en México produce un kilogramo de basura al día. Los productos de un solo uso, que son comúnmente utilizados en nuestro baño, se transforman en residuos con un alto impacto ambiental y el evitarlos o reutilizarlos nos ayudaría a reducir la basura producida en nuestro hogar; Pero ¿cuáles son estos productos? 

Si echas un vistazo por tu baño, podrás identificarlos con facilidad. Después de identificarlos, puedes comenzar a implementar alternativas para reemplazarlos. Aquí te compartimos algunos consejos para disminuir tus residuos en el baño. 

  • Champú y otros jabones. 

Puedes reemplazar tu botella de champú y acondicionador, comúnmente envasados en botellas de plástico, por opciones en formato sólido o en barra. Otra buena opción es optar por productos rellenables. 

  • Cepillo de dientes

Si es tiempo de cambiar tu cepillo de dientes, puedes optar por una opción más amigable con el ambiente, como los fabricados con bambú y cerdas naturales. Esto también aplica para el hilo dental, que puedes encontrar en su versión ecológica. 

  • Pasta de dientes. 

También es una buena opción consumir pasta de dientes en formato sólido, para evitar los envases de plástico. 

  • Copa Menstrual

Si te es posible, puedes preferir el uso de la copa menstrual que, además de ser más cómoda, ayuda a reducir el uso de los tampones y toallas sanitarias hechas de plástico. 

  • ¿Qué utilizas para desmaquillarte? 

Es muy probable que en este proceso consumas productos de un solo uso, como algodón o toallitas desmaquillantes, lo que genera una gran cantidad de residuos. Pero puedes sustituirlas por almohadillas reutilizables, que puedes lavar las veces que quieras. Incluso puedes fabricarlas con ropa y toallas que ya no utilices.  

  • Rastrillos. 

Los rastrillos de metal son otra excelente opción para sustituir otro producto altamente contaminante: el rastrillo de plástico. Debido a su material, algunos rastrillos metálicos pueden ser reutilizados al final de su vida útil. 

Si te resulta difícil cambiar tus hábitos diarios, puedes comenzar reduciendo tu consumo de productos de un solo uso y rechazando los productos que no sean sumamente necesarios. Además, aprovecha al máximo lo que no puedas rechazar o reducir. 

Recuerda, lo importante es comenzar con pequeñas pero significativas acciones que ayuden a nuestro planeta.