No desperdicies energía.

Apaga las luces que no utilices, desconecta los aparatos eléctricos y cambia definitivamente los focos de bombilla por focos ahorradores.

También aprovecha la luz natural del día para trabajar o hacer quehaceres en casa.