El Impuesto al carbono: ¿Cómo puede ayudarnos a combatir el cambio climático?

impuesto al carbono puede ayudar a combatir el cambio climático

El impuesto al carbono es un recurso clave para reducir las emisiones de carbono y combatir el cambio climático. En la reciente Cumbre del Clima, celebrada el 22 de abril, el Fondo Monetario Internacional (FMI) subrayó la necesidad de aumentar el precio mínimo del carbono para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero. Te contamos por qué. 

¿Qué es el impuesto al carbono?

El impuesto al carbono es el precio que se le da a cada tonelada de gases de efecto invernadero emitida. Esto, con el fin de que las alternativas más limpias puedan competir directamente con las opciones “más baratas” pero más contaminantes. 

El objetivo del impuesto es simple: entre más cuestan los combustibles fósiles, las personas los usan menos y buscan alternativas renovables más baratas.

¿Cuánto cuesta emitir carbono?

De acuerdo a la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, el actual precio del carbono es de 2 dólares por tonelada. Pero existe una necesidad de aumentarlo a 75 dólares por tonelada para el año 2030. Esto con el fin de frenar las emisiones de gases de efecto invernadero que continúan aumentando.

El dinero que se obtenga derivado de este impuesto puede ayudar a financiar la infraestructura para generar energías limpias. También ayudará a que las empresas y trabajadores pasen de actividades de alta a baja intensidad en carbono.

¿Quienes deben pagar el impuesto al carbono? 

El que emite las emisiones de carbono es el responsable de pagar el impuesto. Es decir, quien contamina, paga. Y, si bien, más de 40 gobiernos ya han adoptado leyes para implementar impuestos al carbono, esto ha provocado que la energía tenga un aumento en su costo. Afectado principalmente a personas de escasos recursos y a pequeñas empresas.  

Por lo tanto, el precio mínimo que se implemente deberá ser equitativo, con diferentes niveles para los países en distintos grados de desarrollo económico. Garantizando que las personas no se vean afectadas por un aumento en el costo de los combustibles fósiles

El impuesto al carbono es una estrategia que, al implementarse de forma correcta y eficaz,  puede contribuir a la innovación y a la infraestructura de energías limpias. Lo que nos conducirá a un futuro más limpio y favorable para todos. 

Recuerda, lo importante es comenzar con pequeñas pero significativas acciones que ayuden a nuestro planeta.